Secciones  
  Material adicional  
  Acerca de  
Actualizaciones de los principales problemas de salud
Asma bronquial
Rosa María Stolle Arranz
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Alergología e Inmunología Clínica
CS San Román de Cameros. La Rioja
  Resultado: 
  4 votos

Este artículo es una actualización de Los principales problemas de salud: asma bronquial

 


 

La Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA) ha seguido actualizando algunos de sus contenidos tras seguir haciendo una revisión bibliográfica con la selección de los artículos más relevantes publicados anualmente, realizadas por los miembros de sociedades científicas que manejamos el asma en España. GEMA 4.11 presenta como novedades:

  • Revisa el uso de glucocorticoides inhalados (GCI) de forma intermitente en el segundo escalón del tratamiento del asma y concluye que no consiguen el mismo grado de control de los síntomas diarios que el tratamiento regular y son menos costo-efectivos (A).
  • Describe tres fenotipos de asma de riesgo vital, de igual manejo.
  • Establece la prevalencia de la enfermedad respiratoria exacerbada por ácido acetilsalicílico (EREA) en el 7 % de los adultos asmáticos.
  • Recomienda administrar la vacuna antineumocócica en pacientes con asma grave no controlada (AGNC), y considerar la vacuna antigripal en todos los pacientes con asma moderada-grave, tanto en niños como en adultos (D).
  • Programas educativos breves en cada visita han demostrado su eficacia en el control del asma actual y futuro (B).
  • Aclara que solo las exacerbaciones graves en el primer trimestre del embarazo aumentan el riesgo de malformación fetal.

 

Coincidiendo con GEMA 4.1, se publicó la guía GEMA para pacientes, adaptación al lenguaje coloquial de los aspectos más destacados de GEMA. También está disponible una aplicación (App), iGEMA, para Android e IOS, que permite el manejo interactivo de diversas herramientas incluidas en GEMA con algoritmos, calculadoras y tablas que permiten realizar el diagnóstico y establecer la gravedad y el grado de control, moverse por los escalones terapéuticos y evaluar la gravedad de las crisis con indicaciones para su manejo.

 

Las novedades de GEMA 4.22 son las siguientes:

  • Consenso sobre solapamiento asma-EPOC (Asthma-COPD Overlap, ACO) llevado a cabo recientemente con la colaboración de representantes de GEMA y de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC), que mejora y simplifica el concepto de solapamiento asma-EPOC y, sobre todo, su confirmación diagnóstica. Define ACO como una limitación crónica al flujo aéreo persistente en pacientes fumadores o exfumadores que presentan además características de asma. El diagnóstico se confirma con la constatación de limitación crónica al flujo aéreo persistente en mayores de 35 años fumadores o exfumadores, el diagnóstico actual de asma y una confirmación diagnóstica objetiva de reversibilidad con una prueba broncodilatadora (PBD) positiva en >12 % y >200 mL. En caso de no tener establecido el diagnóstico de asma puede servir una PBD muy positiva (>15 % y >400 mL) o una eosinofilia elevada en sangre (>300 céls/µl) o ambas.
  • Introduce por primera vez indicadores de Calidad Asistencial en Asma (tabla 1).
  • Revisa y actualiza el capítulo de fármacos biológicos en el AGNC con tratamientos en función del fenotipo, incluyendo los anticuerpos monoclonales anti-IL5 (mepolizumab) y anticuerpos monoclonales antirreceptor de IL5 (benralizumab), para el tratamiento en el asma eosinofílica de inicio tardío (B).
  • Revisa la utilidad del óxido nítrico exhalado (FENO) en el diagnóstico del asma, comprobando que tiene una sensibilidad y especificidad elevadas para el diagnóstico de asma en pacientes no fumadores que no usan GCI, sobre todo si se asocia a un volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) reducido (B).
  • Revisa la seguridad de los fármacos en el embarazo. Las ventajas de tratar el asma superan los riesgos potenciales de la medicación. El uso adecuado de GCI, agonistas betaadrenérgicos, montelukast y teofilina no se asocia a un aumento de alteraciones fetales (B) y los GCI previenen las exacerbaciones del asma. De todos estos fármacos, la budesonida puede ser segura en el embarazo (C) ya que no aumenta la teratogénesis respecto a la población general. En cuanto a los agonistas betaadrenérgicos, no se desaconseja su uso (B).
  • Recoge la reciente evidencia sobre la eficacia de la inmunoterapia sublingual (SLIT) frente a ácaros. La SLIT con extractos bien caracterizados reduce significativamente los síntomas bronquiales con buena tolerancia y seguridad, y asociada al tratamiento farmacológico disminuye el número de exacerbaciones asmáticas moderadas-graves (B) con la posible ventaja de que los efectos de la IT persisten varios años después de suspender el tratamiento, y ha demostrado ser costo-efectivo comparado con el uso exclusivo de fármacos en pacientes que asocian rinitis alérgica y asma (B).

 

Tabla 1. Indicadores de Calidad Asistencial en Asma

GRUPOS DE INDICADORES

INDICADOR

CÁLCULO

I. Diagnóstico

1. Confirmación diagnóstica mediante espirometría con prueba broncodilatadora. La confirmación diagnóstica de los pacientes con asma se realiza con la espirometría y prueba broncodilatadora como medida objetiva de afectación funcional.

Nº de pacientes con asma con espirometría realizada x 100/nº de pacientes diagnosticados de asma.

2. Estudio de sensibilización en asma alérgica. A los pacientes con sospecha de asma alérgica se les debe realizar un estudio de las posibles sensibilizaciones a distintos alérgenos.

Nº de pacientes diagnosticados con historia sugestiva de asma alérgica con estudio de sensibilización realizado a distintos alérgenos x 100/nº de pacientes diagnosticados de asma.

II. Tratamiento no farmacológico



 

3. Deshabituación tabaquismo. Se recomienda la deshabituación del tabaquismo en los pacientes fumadores con asma.

Nº de pacientes con asma con tabaquismo y recomendación de deshabituación registrada x 100/pacientes con asma con tabaquismo.

4. Plan educativo pacientes con asma. Los pacientes con asma deben seguir un programa de educación básico (formado por: conocimiento sobre su enfermedad, sobre su tratamiento, plan de acción y técnica inhalación, documentado por escrito) como parte de su tratamiento.

Nº de pacientes con asma con programa de educación en asma x 100/nº de pacientes con asma.

III. Tratamiento farmacológico



 

5. Tratamiento de elección en el asma persistente. El tratamiento de elección en el asma persistente incluye glucocorticoide inhalado (GCI) utilizado diariamente. En algunos casos justificados, se puede considerar como tratamiento alternativo los antagonistas de los receptores de los leucotrienos

Nº de pacientes en tratamiento de control por asma persistente que reciben GCI x 100/nº de pacientes en tratamiento de control por asma persistente

6. Tratamiento del asma en la mujer embarazada. En el tratamiento de mantenimiento del asma de la embarazada se recomienda mantener los fármacos habitualmente empleados (agonistas β2-adrenérgicos y glucocorticoides inhalados).

Nº de mujeres con asma que mantienen su tratamiento habitual (agonistas β2-adrenérgicos y glucocorticoides inhalados) en el embarazo x 100/nº de mujeres con asma embarazadas en tratamiento de mantenimiento.

IV. Seguimiento



 

7. Seguimiento periódico de los pacientes. Necesidad de efectuar un seguimiento periódico de los pacientes, aunque no hayan padecido exacerbaciones, mediante visitas médicas programadas.

Nº de visitas de seguimiento programadas (no imprevistas) por paciente y año x 100/nº de pacientes con asma en seguimiento al año

8. Registro público de las exacerbaciones. La valoración específica de las exacerbaciones se evalúa de forma periódica.

Nº de pacientes con asma en los que se ha evaluado y documentado las exacerbaciones x 100/nº de pacientes con asma.

Modificado de GEMA 4.2

 

También la Global Initiative for Asthma, GINA, ha seguido realizando sus revisiones anuales3,4 con aportaciones que no difieren demasiado de las de GEMA.

 

En 2016 se publicaron dos estudios de seguridad de fármacos betaagonistas de larga duración, uno con budesonida asociado a formoterol5 y el otro con salmeterol asociado a fluticasona6. Ambos estudios coinciden en la seguridad de estos fármacos en asociación con GCI en el tratamiento del asma moderada-severa, reportando menos exacerbaciones graves que el uso de GCI en monoterapia.

 

El futuro del manejo del asma sigue con el estudio de nuevos biomarcadores7 del asma grave y el desarrollo de terapias biológicas en función de los distintos fenotipos8.

 

Bibliografía

  1. GEMA 4.1. Guía Española para el Manejo del Asma, revisión 2016. Disponible en: www.gemasma.com
  2. GEMA 4.2. Guía Española para el Manejo del Asma, revisión 2017. Disponible en: www.gemasma.com
  3. GINA 2016, Global Initiative for Asthma. Global Strategy for Asthma Management and Prevention, update 2016. Disponible en: www.ginasthma.org/wp-content/uploads/2016/04/wms-GINA-2016-main-report-final-pdf
  4. GINA 2017, Global Initiative for Asthma. Global Strategy for Asthma Management and Prevention, update 2017. Disponible en: www.ginasthma.org/2017-gina-report-global-strategy-for-asthma-management-and-prevention
  5. Peters SP, Bleecker ER, Canonica GW, Park YB, Ramirez R, Hollis S, et al. Serious asthma events with budesonide plus formoterol vs formoterol alone. N Engl J Med. 2016;375:850-60.
  6. Stempel DA, Raphiou IH, Kral KM, Yeakey AM, Emmett AH, Prazma CM, et al. Serious asthma events with fluticasone plus salmeterol vs fluticasone alone. N Engl J Med. 2016;374:1822-30.
  7. Zervas E, Samitas K,  Gaga M. Nuevos biomarcadores del asma grave. Arch Bronconeumol. 2017;53: 175-176.
  8. Martin JG, Panariti A. Fenotipos del asma, ¿son importantes? Arch Bronconeumol. 2017;53: 177-179.
AMF 2017;13(11):2143 | ISSN (Papel):1699-9029 | ISSN (Internet):1885-2521