Secciones  
  Material adicional  
  Acerca de  
Toda la vida se ha hecho así...
Suplementos de yodo en embarazadas sanas
Enrique Gavilán Moral
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
CS Montehermosos. Cáceres
Laboratorio del Polimedicado
  Resultado: 
  9 votos
Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF

Introducción

El yodo es un elemento esencial, ya que a partir de él se sintetizan las hormonas tiroideas, vitales para el desarrollo cerebral durante el período prenatal. En la primera mitad del embarazo, aumentan los requerimientos de yodo y tienen lugar cambios en la función tiroidea. Por tanto, los déficits de yodo en la gestante pueden ocasionar problemas en el desarrollo psicomotor y cognitivo de los niños, y son una causa importante de retraso mental.

 

La causa principal de déficit de yodo en el embarazo es la falta de este elemento en la dieta. Existen zonas geográficas con graves déficits endémicos de yodo en los alimentos y en el agua de consumo, lo que ocasiona bocio y cretinismo en los niños, aunque faltas leves-moderadas producen igualmente problemas en el desarrollo de los niños, incluso en el caso de una mujer embarazada sana. España, gracias a diversas acciones para impulsar el consumo de yodo, ha pasado en las últimas décadas de ser considerado un país con déficit moderado-grave a leve, pero en determinadas zonas persiste una escasez moderada.

 

Diversos organismos transnacionales consideran que durante el embarazo es imprescindible la yodoprofilaxis a través de los alimentos ricos en ese elemento (pescados, mariscos y legumbres) y de la sal yodada. Actualmente, se está extendiendo la recomendación en todas las gestantes del uso sistemático de diversos preparados farmacológicos de yoduro potásico asociados o no a otros oligoelementos y vitaminas.

 

No obstante, en países con déficit leve-moderado de yodo, ¿qué beneficios pueden aportar los suplementos farmacológicos de yoduro potásico a las embarazadas sanas sobre los resultados en salud de los niños durante su desarrollo posnatal?

 

Búsqueda bibliográfica

Se ha realizado la siguiente estrategia de búsqueda:

 

1. Palabras clave: healthy pregnant, pregnancy; iodine nutrition, dietary iodine, iodoprophylaxis, iodine intake, iodine supplementation, iodine tablets, potassium iodide; neonatal or congenital hypothyroidism, cretinism, cognitive or brain development.

2. Bases de datos: Biblioteca Cochrane, Tripdatabase, PubMed.

3. Filtros y restricciones. Tipo de estudios: guías de práctica clínica, revisiones sistemáticas, metaanálisis o ensayos clínicos. Restricciones: idioma (castellano o inglés).

 

Descripción de las evidencias encontradas

La búsqueda proporcionó solo dos revisiones sistemáticas que respondían a la estrategia inicial de búsqueda. Para ampliar la posibilidad de encontrar más evidencias, se decidió incluir revisiones no sistemáticas y estudios casi experimentales controlados, así como estudios que analizarán el efecto del yodo sobre la función tiroidea materna, fetal, neonatal e infantil. De esta manera, localizamos otras dos revisiones narrativas críticas y ocho ensayos clínicos y estudios cuasiexperimentales.

 

En la revisión sistemática de Mahomed y Gülmezoglu se incluyeron tres ensayos clínicos que estudiaban el efecto de la suplementación con yodo en 1.551 gestantes de zonas con graves deficiencias de yodo. Los resultados arrojan una reducción estadísticamente significativa en la mortalidad en los niños (riesgo relativo, RR: 0,71; intervalo de confianza, IC 95%: 0,56-0,90) y un descenso en la prevalencia de cretinismo a los 4 años (RR: 0,27; IC 95%: 0,12-0,60), así como un mejor desarrollo psicomotor entre los 4 y los 25 años de edad. Los autores de la revisión decidieron retirarla para actualizar los datos, y aún no se ha publicado la nueva versión1.

 

La revisión sistemática de Wu et al. analiza el efecto de la suplementación con sal yodada en los alimentos sobre los trastornos por déficit de yodo2. Solo uno de los ensayos clínicos incluidos en la misma (Romano et al., en la tabla 1) se realizó en embarazadas, aunque no se estudiaron variables clínicas.

 

Dos revisiones no sistemáticas describen los resultados de los estudios de la administración de yodo oleoso parenteral en embarazadas en estudios realizados en áreas remotas con graves deficiencias de yodo3,4. Son estudios con alto riesgo de sesgos (no informan sobre cómo se efectuó la aleatorización o el cegamiento, o no estaban adecuadamente controlados), realizados en zonas rurales de China, Perú, Papúa-Nueva Guinea, Ecuador, Argelia y Malawi. Los resultados en los pacientes tratados respecto al grupo control son espectaculares en cuanto a prevención de cretinismo (RR: 0,17-0,27), así como en las puntuaciones de los test de evaluación de desarrollo psicomotor (alrededor de un 10 a 20% mejores). Asimismo, los pacientes tratados presentaron mayores niveles de yodo urinario y menores de hormona tiroestimulante (TSH).

 

Se identificaron cinco ensayos clínicos y tres cuasi experimentales realizados durante el embarazo en áreas de déficit leve-moderado. Todos medían variables de función tiroidea; solo dos analizaban resultados clínicos, y otros dos estudios casi experimentales valoraron el desarrollo cognitivo y psicomotor del niño. Excepto uno, que utilizó sal yodada, todos se realizaron con suplementos farmacológicos de yoduro potásico. Los resultados de estos estudios se expresan en la tabla 1.Solo se muestran aquellos en los que se ha obtenido significación estadística.

 

 

Conclusiones e implicaciones prácticas

La suplementación con yodo en el embarazo demuestra tener un efecto positivo en la prevención de cretinismo e incluso en la mortalidad, así como en la mejora del desarrollo cognitivo de niños que viven en zonas geográficas con déficit grave de yodo. Aunque estos estudios no están exentos de importantes sesgos, la relevancia del tema de estudio, así como el importante problema del déficit de yodo en la dieta en estos países, hacen recomendable la suplementación con yoduro potásico a las embarazadas, sin olvidar la actuación sobre otros determinantes de la salud.

 

Sin embargo, en áreas con déficits leves o moderados, la yodoprofilaxis de problemas tiroideos con traducción clínica no parece demostrada. Solo dos estudios evalúan trastornos tiroideos clínicos8,10, y no han podido evidenciar que la suplementación con preparados farmacológicos de yoduro potásico sea mejor que placebo o que no dar suplementos. Otros dos estudios valoran el efecto sobre el desarrollo psicomotor y cognitivo, con unos resultados positivos en algunos parámetros estudiados, pero no constituyen datos concluyentes al tratarse de estudios de calidad baja11,12. Todos los ensayos clínicos localizados valoran datos bioquímicos de función tiroidea; en los pocos estudios donde hay mejoría estadísticamente significativa en dichos parámetros, los resultados no suelen traspasar los rangos de normalidad. Y aunque muchas de estas variables podrían considerarse subrogadas al desarrollo psicomotor del niño, este vínculo no ha podido demostrarse aún al no disponer de ensayos clínicos aleatorizados, controlados y debidamente cegados que midan estos efectos a medio o largo plazo.

 

Por tanto, en lugares con déficits leves-moderados de yodo, como es el caso de España, no se ha demostrado que la suplementación adicional con preparados farmacológicos de yodo de forma sistemática en mujeres sanas tenga efectos clínicos beneficiosos sobre la madre o el neonato.

 

Agradecimientos

A Laura Jiménez de Gracia por su contribución clave en la redacción del artículo y en la síntesis de los resultados.

 

Bibliografía

1. Mahomed K, Gülmezoglu AM. Maternal iodine supplements in areas of deficiency. The Cochrane Database of Systematic Reviews 1997;4. Art. No.: CD000135. DOI: 10.1002/14651858.CD000135.

2. Wu T, Liu GJ, Li P, Clar C. Sal yodada para la prevención de los trastornos por deficiencia de yodo (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

3. Zimmermann MB. Iodine deficiency in pregnancy and the effects of maternal iodine supplementation on the offspring: a review. Am J Clin Nutr. 2009;89(suppl):668S-72S.

4. Delange F. Administration of iodized oil during pregnancy: a summary of the published evidence. Bull World Health Organ. 1996;
74:101-8.

5. Romano R, Jannini EA, Pepe M, Grimaldi A, Olivieri M, Spennati P, et al. The effects of iodoprophylaxis on thyroid size during pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 1991;164:482-5.

6. Pedersen KM, Laurberg P, Iversen E, Knudsen PR, Gregersen HE, Rasmusen OS, et al. Amelioration of some pregnancy-associated variations in thyroid function by iodine supplementation. J Clin Endocrinol Metab. 1993;77:1.078-83.

7. Glinoer D, De Nayer P, Delange F, Lemone M, Toppet V, Spehl M, et al. A randomized trial for the treatment of mild iodine deficiency during pregnancy: maternal and neonatal effects. J Clin Endocrinol Metab. 1995;80:258-69.

8. Nøhr SB, Jørgensen A, Pedersen KM, Laurberg P. Postpartum thyroid dysfunction in pregnant thyroid peroxidase antibody-positive women living in an area with mild to moderate iodine deficiency: is iodine supplementation safe? J Clin Endocrinol Metab. 2000;85:3.191-8.

9. Antonangeli L, Maccherini D, Cavaliere R, Di Giulio C, Reinhardt B, Pinchera A, et al. Comparison of two different doses of iodide in the prevention of gestational goiter in marginal iodine deficiency: a longitudinal study. Eur J Endocrinol. 2002;147:29-34.

10. Liesenkötter KP, Göpel W, Bogner U, Stach B, Grüters A. Earliest prevention of endemic goiter by iodine supplementation during pregnancy. Eur J Endocrinol. 1996;134:443-8.

11. Velasco I, Carreira M, Santiago P, Muela JA, García-Fuentes E, Sánchez-Muñoz B, et al. Effect of oodine prophylaxis during pregnancy on neurocognitive development of children during the first two years of life. J Clin Endocrinol Metab. 2009;94:3.234-41.

12. Berbel P, Mestre JL, Santamaría A, Palazón I, Franco A, Graells M, et al. Delayed neurobehavioral development in children born to pregnant women with mild hypothyroxinemia during the first month of gestation: the importance of early iodine supplementation. Thyroid. 2009;19:511-9.

Comentarios
LAURA JIMENEZ | 08-01-2012
Fe de erratas: en la anterior versión había un error en cuanto a los alimentos ricos en yodo (3º párrafo de la introducción). Las brasicáceas son alimentos bociógenos. Se ha sustituído en la versión definitiva por legumbres y mariscos, muy ricos, como el pescado, en yodo. Gracias y disculpas. Enrique Gavilán