Power Point
Caso clínico
Ampliación de información
Vídeos
Toda la vida se ha hecho así...

¿Es efectivo el masaje perineal durante el embarazo para evitar desgarros o episiotomías en el parto?

Rosa María Jiménez Liñan

Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria EAP Cenes de la Vega. Granada

Rosa María Jiménez Liñan

Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria EAP Cenes de la Vega. Granada

Introducción

La mayoría de las mujeres sufren de traumatismo perineal en el parto, especialmente en el primero, ya sea espontáneamente o por la realización de episiotomía.

 

Hasta un 40% refieren dolor en las siguientes 2 semanas y hasta un 20% a las 8 semanas1. El dolor perineal se asocia a dispareunia, que afecta hasta al 60% de las mujeres a los 3 meses del parto.

 

No está claro si el trauma perineal se relaciona con incontinencia urinaria o lesiones del esfínter anal.

 

Se ha propuesto que la realización de masaje perineal, unas semanas antes del parto, puede aumentar la elasticidad de los tejidos perineales y reducir el riesgo de trauma perineal.

 

Búsqueda bibliográfica

Para aclarar esta cuestión, se ha realizado un análisis de la evidencia existente mediante la búsqueda en PubMed de ensayos clínicos aleatorizados. Las palabras clave fueron «perineal massage», con las cuales se obtuvieron 77 resultados, de los que solo cuatro eran ensayos clínicos.

 

Se ha consultado también la base bibliográfica de la Biblioteca Cochrane, y se han encontrado dos artículos referidos a este tema, de los cuales se ha tenido en consideración el más reciente.

 

Descripción de las evidencias encontradas

Se analizan los cuatro ensayos clínicos identificados (tabla 1), que emplean una metodología muy similar. Se compara un grupo de intervención, en el que se realiza masaje perineal a partir de la semana 34, y un grupo control en el que no se realiza esta práctica.

 

En dos trabajos (Shipman2 y Shimada3) se incluyeron únicamente nulíparas, y en los de Labrecque4,5 se incluyeron nulíparas y pacientes con partos vaginales previos.

 

La variable que se consideró fue la aparición de desgarros, ya fueran espontáneamente o por la realización de una episiotomía.

 

Respecto a los resultados, el de Labrecque4 es un estudio piloto de solo 46 pacientes en el que se concluyó que era factible la realización de un ensayo clínico aleatorizado para evaluar la eficacia del masaje perineal anteparto. En el ensayo de Labrecque5 se aprecia, en nulíparas del grupo de intervención, una mayor proporción de mujeres con periné intacto tras el parto, respecto del grupo control (24,3% frente al 15,1%), estadísticamente significativa. No se observan diferencias en pacientes con partos vaginales previos. Labrecque6 publica en 2000 los resultados de un cuestionario que pasó a las pacientes de su ensayo anterior con respecto a la aparición de dolor perineal, dispareunia, satisfacción sexual e incontinencia de heces u orina en el que se objetiva que no hubo diferencias entre ambos grupos, si bien en las multíparas la realización de masaje disminuía la frecuencia de dolor perineal a los 3 meses respecto al grupo control (93,6% frente al 85,8%; P = 0,01)

 

Shipman2 observa diferencias a favor del masaje pe­rineal, con una reducción en el porcentaje de desgarros (69% frente al 75%), si bien no alcanza significación estadística (p = 0,073). Al realizar un análisis por subgrupos, encuentra que el masaje perineal reduce la incidencia de desgarro en las mujeres mayores de 29 años, por lo que concluye que puede ser beneficioso especialmente en este grupo de edad (p = 0,024).

 

Shimada3 observa una reducción de la necesidad de realización de episiotomía del 21%, pero dado el pequeño tamaño de la muestra no alcanzó significación estadística.

 

La revisión de la Biblioteca Cochrane7 analiza los cuatro ensayos reseñados anteriormente. Estos estudios incluyen en total a 2.497 pacientes y analizan a 2.480 de ellas. Los autores de la revisión concluyen que el masaje perineal desde la semana 35 de gestación reduce la incidencia de trauma perineal que requiere sutura en un 9%, con un número necesario de pacientes a tratar (NNT) de 15. Esta reducción solo fue estadísticamente significativa para nulíparas. El análisis por subgrupos revela que la mayor reducción aparecía en mujeres que se hacían el masaje 1,5 veces por semana a partir de la semana 35, mientras que las que lo realizaban más de 3,5 veces no experimentaron una mejoría significativa. No hubo diferencias en la incidencia de desgarros de primer a cuarto grado. Las mujeres que se hicieron el masaje tuvieron una reducción en la realización de episiotomía del 16%, NNT: 21. Dicha reducción fue solo significativa para primíparas.

 

Conclusión

A la luz de los datos actuales, debe informarse a las pacientes de que el masaje perineal antenatal desde la semana 35 de gestación reduce la incidencia de trauma perineal que requiere sutura y la necesidad de episiotomía en mujeres primíparas (grado de recomendación A).

 

Bibliografía

  1. Albers L, Garcia J, Renfrew M, McCandlish R, Elbourne D. Distribution of genital tract trauma in childbirth and related postnatal pain. Birth. 1999;26(1):11-7.
  2. Shipman MK, Boniface DR, Tefft ME, McCloghry F. Antenatal perineal massage and subsequent perineal outcomes: a randomized controlled trial. Br J Obstet Gynaecol. 1997;104:787-91.
  3. Shimada M. A randomized controlled trial on evaluating effectiveness of perineal massage during pregnancy in primiparous women. J Jap Acad Nurse Sci. 2005;25:22-8.
  4. Labrecque M, Marcoux S, Pinault JJ, Laroche S, Martin S. Prevention of perineal trauma by perineal massage during pregnancy: a pilot study. Birth. 1994;21:20-5.
  5. Labreque M, Eason E, Marcoux S, Lemieux F, Pinault JJ, Feldman P, Laperrière L. Randomized controlled trial of prevention of perineal massage during pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 1999;180:593-600.
  6. Labreque M, Eason E, Marcoux S. Randomized trial of perineal massage during pregnancy: perineal symptoms three months after delivery. Am J Obstet Gynecol. 2000;182:76-80.
  7. Beckmann MM, Stock OM. Antenatal perineal massage for reducing perineal trauma. Cochrane Database Syst Rev 2013, Issue 1. Art. No.: CD005123. doi: 10.1002/14651858.CD005123.pub.

AMF 2014; 10(1); ; ISSN (Papel): 1699-9029 I ISSN (Internet): 1885-2521

Comentarios

No hay comentarios