Secciones  
  Material adicional  
  Acerca de  
Toda la vida se ha hecho así...
¿Levantar las piernas mejora la sintomatología de la insuficiencia venosa?
Óscar Veiras del Río
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
EAP Quiroga. Lugo
Rubén Villa Estébanez
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
EAP Grado. Oviedo
  Resultado: 
  8 votos
Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF

Introducción

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es el conjunto de síntomas y signos que aparecen en los miembros inferiores como consecuencia de la disfunción del sistema venoso. La incompetencia valvular condiciona una dificultad del retorno venoso y un aumento de la presión hidrodinámica. Como consecuencia, se daña la microcirculación y aumenta la presión transmural de los vasos poscapilares, con la consiguiente exudación de líquido, edema y mala oxigenación de los tejidos circundantes. Además, la hipertensión venosa provoca el paso de sangre del sistema venoso profundo al superficial, y la consecuente aparición de varices.

 

La elevación de los miembros inferiores (MMII) es una de las terapias conservadoras más comúnmente recomendadas a los pacientes con insuficiencia venosa. Dicha recomendación se basa en la creencia de que la elevación de las piernas por encima del nivel de la aurícula izquierda facilitaría el flujo venoso hacia el corazón por un simple mecanismo físico de diferencia de presión. No obstante, el sistema venoso está diseñado para facilitar el drenaje tisular, la termorregulación y la reserva hemodinámica con independencia de la postura y de la actividad muscular del individuo.

 

Se plantea la pregunta: ¿existen evidencias científicas sólidas que apoyen la recomendación de elevar los MMII en pacientes con IVC?

 

Búsqueda bibliográfica

Se han utilizado las bases de datos PubMed, la Biblioteca Cochrane Plus, Uptodate 19.3 online 2012 y el motor de búsqueda Google Académico. Las palabras clave empleadas para la búsqueda fueron («Chronic Venous Insufficiency» [Mesh] OR «chronic venous disease» [All Fields] AND «leg elevation» [All Fields]). Se limitó la búsqueda a artículos publicados en inglés o español.

 

Descripción de las evidencias encontradas

Se han encontrado tres estudios que evalúan la elevación de MMII como parte del tratamiento en pacientes con IVC. Ninguno de ellos es un ensayo clínico aleatorizado, y todos incluyen un escaso número de pacientes.

 

El primero de ellos1 evalúa los efectos de la elevación de MMII sobre la microcirculación cutánea en pacientes con disfunción venosa y edema. El estudio incluye 30 pacientes, 15 con lipodermatosclerosis causada por una IVC y 15 pacientes control. Se realizan mediciones del flujo sanguíneo mediante doppler láser, velocidad de las células sanguíneas y concentración de células sanguíneas móviles. Las determinaciones se realizan con el paciente en supinación y tras la elevación del miembro inferior 30 cm por encima de nivel del corazón. Estas mediciones se hacen en los casos sobre la zona de lipodermatosclerosis y 8 cm sobre el maléolo medial en los pacientes control. La elevación de las piernas en los pacientes con lipodermatosclerosis produjo un aumento del 45% del flujo sanguíneo por incremento en la velocidad de las células circulantes; la diferencia resultó estadísticamente significativa. Los autores concluyen que la elevación de MMII acrecienta la velocidad de flujo sanguíneo en la piel liposclerótica de los pacientes con IVC.

 

El segundo estudio2 evalúa los efectos de la elevación de piernas mediante el análisis de imágenes ecográficas, sobre el edema venoso en MMII. El estudio engloba a 10 pacientes con edades entre 44 y 89 años (media de 61 años), con edema de piernas, que son evaluados ecográficamente antes y después de una elevación de los MMII de entre 3 y 4 horas. Tras la elevación, el volumen de la pierna disminuyó un 2,9% /– 0,6%, diferencia que resultó estadísticamente significativa. Se concluye que la elevación de MMII es efectiva en la reducción del edema incluso si esta es solo de entre 3 y 4 horas.

 

El tercero3 es un estudio longitudinal prospectivo que pretende identificar la relación entre actividades preventivas y factores psicosociales con la recurrencia de las úlceras de MMII en pacientes con úlceras venosas crónicas. Se incluyen 80 pacientes con úlceras venosas en MMII reclutados cuando las úlceras se encontraban curadas. Se recabaron datos de historias clínicas (datos demográficos, historial médico y evolución de la úlcera) y de cuestionarios cumplimentados por los propios pacientes sobre la actividad física, la nutrición, las actividades preventivas y las medidas psicosociales. Los resultados indican que la elevación de MMII al menos una hora al día se asocia de manera estadísticamente significativa a una menor recurrencia de las úlceras. Otros factores protectores son las medias de compresión, los altos niveles de autoeficacia y un fuerte soporte social.

 

Conclusión e implicaciones prácticas

No se ha encontrado ningún ensayo clínico que evalúe la efectividad de la elevación de piernas en el tratamiento de la insuficiencia venosa. Los estudios encontrados en la revisión son observacionales, poco uniformes, de baja calidad y con un pequeño tamaño muestral. Aunque parecen determinar una correlación entre la elevación de MMII y la mejora de los signos y síntomas derivados de la IVC, hacen falta estudios de mayor calidad para poder determinar la efectividad de esta medida.

 

Bibliografía

  1. Abu-Own A, Scurr JH, Coleridge Smith PD. Effect of leg elevation on the skin microcirculation in chronic venous insufficiency. J Vasc Surg. 1994;20:705-10.
  2. Xia ZD, Hu D, Wilson JM, Cherry GW, Ryan TJ. How echographic image analysis of venous oedema reveals the benefits of leg elevation. J Wound Care. 2004;13:125-8.
  3. Finlayson K, Edwards H, Courtney M. Relationships between preventive activities, psychosocial factors and recurrence of venous leg ulcers: a prospective study. J Adv Nurs. 2011;67:2180-90.