Secciones  
  Material adicional  
  Acerca de  
Toda la vida se ha hecho así...
¿Es efectiva la hioscina para el tratamiento del cólico nefrítico?
Blanca de Gispert Uriach
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
EAP Trinitat Vella. Barcelona
  Resultado: 
  3 votos
Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF Ver el artículo en PDF

INTRODUCCIÓN

El cólico nefrítico, definido como el episodio de dolor agudo debido a la presencia de una obstrucción –normalmente un cálculo renal– en el tracto urinario, es un motivo de consulta frecuente tanto en el ámbito hospitalario como en el de la atención primaria (AP). En algunos estudios realizados en España, se calcula que la incidencia de litiasis urinaria es de 737 por 100.000 habitantes y año y la prevalencia, del 5,06%1, siendo más frecuente en hombres.

 

Se considera que el dolor en el cólico nefrítico se debe a la obstrucción producida en el tracto urinario. Esta circunstancia incrementaría la presión intraluminal y la producción local de prostaglandinas, cuyo efecto vasodilatador aumentaría la diuresis y la presión intrapiélica, lo que agrava la situación. Además, se cree que las prostaglandinas también serían responsables de estimular el edema de la pared ureteral alrededor de la litiasis2.

 

Se han utilizado varios analgésicos para el tratamiento del dolor en el cólico nefrítico. Múltiples estudios realizados hasta la actualidad han demostrado la efectividad de los opiáceos y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en este tipo de dolor. Este hecho ha generalizado su uso como fármacos de primera elección. A pesar de ello, los efectos secundarios y las contraindicaciones de los opiáceos y de los AINE pueden limitar su uso en algunos casos.

 

El butilbromuro de hioscina o butilbromuro de escopolamina (Buscapina®) es un fármaco anticolinérgico indicado en el tratamiento de los espasmos del tracto gastrointestinal, genitourinario y de las vías biliares. Durante décadas ha sido otro de los fármacos ampliamente utilizados para tratar el dolor del cólico nefrítico, solo o asociado a metamizol. A pesar de su baja biodisponibilidad, cuando se administra por vía oral tiene una alta afinidad tisular para los receptores muscarínicos del músculo liso. Esta característica parece explicar la escasa aparición de efectos secundarios. Se cree que, a través del bloqueo de los receptores muscarínicos, podría disminuir el espasmo muscular en las vías urinarias y, de este modo, aliviar el dolor en el cólico nefrítico3.

 

Por ello, se plantean varias cuestiones: ¿existen evidencias sobre la utilidad del butilbromuro de hioscina en el cólico nefrítico? Si existen, ¿sabemos si éstas demuestran su efectividad para el alivio del dolor? Y en caso de que sea así, ¿tiene la misma efectividad que otros tratamientos, como los opiáceos o los AINE?

 

ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA

Se han utilizado las palabras clave «hyoscine», «scopolamine», «renal colic» y «colic/drug therapy OR colic/therapy [Mesh]», acotando la búsqueda con los límites de tipo de artículo (revisión, ensayo clínico, ensayo clínico aleatorizado y metaanálisis) e idioma (español, inglés, italiano y francés) y para estudios realizados en adultos. Se han revisado las bases de datos de la biblioteca Cochrane Plus, Pubmed, Trip Database y Evidencia Clínica con los mismos términos de búsqueda.

 

DESCRIPCIÓN DE LAS EVIDENCIAS ENCONTRADAS

Se han hallado seis artículos, que responden a la pregunta planteada, todos ellos ensayos clínicos aleatorizados, la mayoría con muestras pequeñas y con algunas limitaciones metodológicas, incluso algunos presentan carencias en la publicación de los datos o la descripción de la metodología. Sólo en dos de los estudios encontrados se evalúa la eficacia de la hioscina sola frente a otros tratamientos. En el resto de publicaciones se ha utilizado la hioscina asociada a metamizol (Buscapina compositum®). Todos los estudios se han llevado a cabo en servicios de urgencias hospitalarias y normalmente han incluido a pacientes con dolor definido como intenso o muy intenso. En todos los casos la hioscina se ha administrado por vía intramuscular o intravenosa y se ha evaluado su efectividad frente al dolor (intensidad y evolución) a lo largo de la primera hora de tratamiento (en ningún caso se han hecho mediciones más allá de la primera hora). El diagnóstico de cólico nefrítico se establece a través de la clínica, la exploración física y la realización de una exploración complementaria (tira de orina y/o radiografía y/o expulsión del cálculo).

 

El estudio de Holdgate et al4 cuenta con la muestra más grande (n = 192) y concluye que no existen evidencias de que la adición de una dosis de hioscina intravenosa al tratamiento analgésico reduzca las necesidades de morfina para calmar el dolor en pacientes con cólico nefrítico, ya que las diferencias encontradas no son estadísticamente significativas. Tampoco se hallan diferencias en relación a la presencia de efectos secundarios. Este es el único estudio en el que se ha confirmado el diagnóstico clínico de cólico nefrítico con la realización de una tomografía computarizada.

 

Stankov et al5 (n = 104) comparan la efectividad del tratamiento con hioscina intravenosa frente a metamizol 2,5 mg y tramadol 100 mg, y detectan diferencias significativas que indican que metamizol es más efectivo que hioscina y que tramadol. Por otro lado, los datos muestran que tanto metamizol como tramadol no parecen presentar un mayor número de efectos secundarios.

 

Quílez et al6, con una muestra más pequeña (n = 61), comparan la efectividad de diclofenaco, pentazocina e hioscina, todos ellos en dosis intramuscular, para el tratamiento del dolor, y encuentran diferencias estadísticamente significativas a favor de diclofenaco y pentazocina, aunque este último analgésico también se asocia a una mayor tasa de efectos secundarios.

 

En el resto de artículos7-9, en los que se compara la hioscina asociada a metamizol (Buscapina compositum®) frente a distintos AINE (flurbiprofen, ketorolaco), se observa que ambos tratamientos son útiles para aliviar el dolor por cólico nefrítico, no se han detectado diferencias significativas entre ellos.

 

CONCLUSIÓN E IMPLICACIONES PRÁCTICAS

Existen evidencias escasas y, en muchos casos, de calidad deficiente, respecto a la utilidad de la hioscina en el tratamiento del dolor en el cólico nefrítico. En general, los estudios indican que la hioscina no es más efectiva que los AINE, el metamizol o los opiáceos, y que la hioscina es más efectiva cuando se utiliza junto con otros fármacos, sin poder descartar que el efecto analgésico de dicha asociación pueda deberse únicamente al metamizol. En cuanto a los efectos secundarios, los estudios muestran resultados variables en relación a la hioscina, aunque en todos los casos son de leve intensidad.

 

Por otro lado, tanto el tipo de paciente como los tratamientos pautados son más frecuentes en el ámbito hospitalario (en AP no siempre es posible el tratamiento intravenoso). No existen estudios que evalúen el tratamiento por vía oral en pacientes con dolor leve o moderado o para controlar el dolor posteriormente a la primera hora de consulta. Esto podría dificultar la extrapolación de los resultados al ámbito de la AP.

 

Por todo ello, no parece razonable recomendar la utilización de hioscina para el tratamiento del dolor en el cólico nefrítico, salvo en aquellos casos en que no sea posible administrar otros analgésicos mucho más efectivos (AINE u opiáceos) y, en caso de utilizarla, se consideraría preferible asociada a metamizol.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sánchez-Martín FM, Millán Rodríguez F, Esquena Fernández S, Segarra Tomás J, Rousaud Barón F, et al. Incidencia y prevalencia de la urolitiasis en España: Revisión de los datos originales disponibles hasta la actualidad. Actas Urol Esp. 2007;31(5):511-520.
  2. Snir N, Moskovitz B, Nativ O, Margel D, Sandovski U, Sulkes J,et al. Papaverine hydrochloride for the treatment of renal colic: an old drug revisited. A prospective, randomized study. J Urol. 2008;179(4):1411-4.
  3. Tytgat GN. Hyoscine butylbromide: a review of its use in the treatment of abdominal cramping and pain. Drugs. 2007;67(9):1343-57.
  4. Holdgate A, Oh CM. Is there a role for antimuscarinics in renal colic? A randomized controlled trial. J Urol. 2005;174(2):572-5; discussion 575.
  5. Stankov G, Schmieder G, Zerle G, Schinzel S, Brune K. Double-blind study with dipyrone versus tramadol and butylscopolamine in acute renal colic pain. World J Urol. 1994;12(3):155-61.
  6. Quílez C, Pérez-Mateo M, Hernández P, Rubio I. Utilidad de un antiinflamatorio no esteroideo, diclofenaco sódico, en el tratamiento del cólico nefrítico. Estudio comparativo con un espasmolítico y un analgésico opiáceo. Med Clin (Barc). 1984;82(17):754-5.
  7. Mora MJ, Extramiana J, Arrizabalaga M, Paniagua P, Camp J, Milla J, et al. Flubiprofeno vs metamizol asociada a hioscina: eficacia analgésica en cólico nefrítico. Arch Esp Urol. 1995;48(9):867-73.
  8. Mora MJ, Extramiana J, Navarro FJ, Arrizabalaga M, Mañas A, González P, et al. Flubiprofeno: alternativa terapéutica en el dolor del cólico nefrítico. Arch Esp Urol. 1992;45(8):773-7.
  9. Martín Carrasco C, Rodríguez Vázquez M, Palacios García R. Estudio doble ciego de la eficacia analgésica en el cólico nefrítico de la asociación de metamizol y espasmolítico con el ketorolaco trometamol. Arch Esp Urol. 1993;46(9):763-8.