Secciones  
  Material adicional  
  Acerca de  
 
Infección urinaria en el paciente sondado [Abierto]
  Resultado: 
  1 voto

CIE-10: N39 - CIAP-2: U04, U71, U90, U98, U99

 

Tratamiento

Tratamiento de elección

Tipo

Tratamiento

Dosis adulto

Paciente sintomático

Ciprofloxacino

500 mg/12 h/7 d vo

Amoxicilina/ác. clavulánico

500-875/125 mg/8 h/7 d vo

 

Observaciones

Asegurar siempre la necesidad de la colocación de la sonda urinaria. Se ha demostrado que el sondaje intermitente, el autosondaje o los colectores de pene son alternativas válidas y reducen las infecciones asociadas al sondaje prolongado. Utilizar sondas de silicona cuando se prevé un sondaje prolongado reduce el riesgo de producir estenosis o irritaciones uretrales que facilitan una ITU. Son fundamentales las medidas higiénicas y la asepsia en el momento del sondaje, la utilización de sistemas cerrados, el vaciado de la bolsa colectora cada 8 h, evitar el reflujo de orina de la bolsa a la vejiga y mantener las medidas estériles cuando se realiza el cambio de la bolsa colectora (pinzamiento de la sonda urinaria y recubrimiento con una gasa impregnada en solución estéril). No son necesarios los cambios rutinarios de la sonda vesical, de hecho resultan perjudiciales al aumentar el riesgo de las diferentes complicaciones asociadas al sondaje (irritaciones, infecciones). La obstrucción de la sonda urinaria debe prevenirse mediante la ingesta abundante de líquidos. La tira reactiva de orina no es un método eficaz para la detección de infección urinaria en adultos con sonda permanente.

 

El tratamiento antimicrobiano preventivo está en la actualidad en controversia.

 

En el paciente sintomático se valorará la repercusión clínica de la infección con el fin de decidir si debe ingresar en un centro hospitalario. Se recomienda el cambio de sonda urinaria si esta tiene más de 2 semanas o está obstruida y el inicio de tratamiento antibiótico de forma empírica, a pesar del riesgo elevado de encontrar un microrganismo resistente, hasta conocer el antibiograma. Si no se consigue la apirexia en 48 h, el paciente debe remitirse a un centro hospitalario. En caso contrario, el antibiótico se mantendrá 7 día.

 

La bacteriuria asintomática no requiere tratamiento antibiótico.

 

Se aconseja la práctica de un urocultivo a las 48 h de la retirada de la sonda y el tratamiento antimicrobiano correspondiente (7-14 día), si la bacteriuria asintomática persistiera, por el riesgo de padecer un episodio sintomático.

 

El tratamiento profiláctico con antibiótico con DU antes del cambio de sonda vesical se aconseja cuando se prevé riesgo de sangrado de la mucosa con la cateterización y en pacientes inmunodeprimidos.

 

La prevalencia de candiduria en un paciente sondado es un hallazgo común y refleja habitualmente contaminación o infección asintomática. Excepto en casos muy concretos (inmunodeprimidos, trasplantados) en pacientes con síntomas claros de infección urinaria, la candiduria presenta una baja incidencia de complicaciones y no debe tratarse.

 

Efectos indeseables

Fosfomicina trometamol: diarrea, náuseas, vómitos, incremento de transaminasas.

 

Nitrofurantoína: trastornos alérgicos, pulmonares, hepáticos graves y polineuritis. Se debe evitar si filtrado glomerular estimado (FGe) < 30 mL/min/m2.

 

Ciprofloxacino: efectos neurológicos y osteomusculares poco frecuentes, pero potencialmente graves.

 

Amoxicilina/ácido clavulánico: diarrea, náuseas, vómitos, erupciones exantemáticas, eosinofilia, prurito e ictericia colestásica.

 

Trimetoprim-sulfametoxazol (cotrimoxazol): náuseas, vómitos, anorexia, erupciones cutáneas, prurito o urticaria. Raramente, aumento de transaminasas.


 

AMF 2020;16(10):593 | ISSN (Papel):1699-9029 | ISSN (Internet):1885-2521